Yoga y meditación: elixir de la vida

Uno de los últimos maestros (Graeme Northfield) con quien practiqué Ashtanga en los Dolomitas me enseñó un concepto fundamental: en la vida uno debe saber cómo dejarlo, VIVIR AQUÍ Y AHORA.
Practicar yoga y meditación diariamente es para mí la activación para poder mover mi energía interna y dirigirla en la dirección correcta para poder encontrar un equilibrio interno.
La mente lo es todo y tener el poder de controlarlo es poderoso, incluso si el camino es largo y difícil. Se necesita mucha disciplina y constancia.
El yoga para mí es la esencia principal, me enseña día tras día la simplicidad de vivir, compartir y la necesidad de volver a “sentir” como “ser humano”.